Educar la atención y el corazón desde la infancia

Cuando yo era niño la frase que más veces escuché fue esta: “Andrés presta más atención.” Mis profesores me lo decían y repetían de todas las formas posibles. En aquel entonces, año 1975, no se sabía mucho de los déficits de atención, de sus consecuencias y el modo de tratarlos en los niños. Esta dificultad tuvo una gran importancia en mi desarrollo escolar y personal pues mis aprendizajes se vieron obstaculizados por esta razón.

Por todo esto cuando comencé a escuchar la existencia de una disciplina denominada “mindfulness”, que traduciré como “atención plena”, me interesó mucho desde el principio. A continuación, explicaré qué es, cómo funciona y porqué nos interesa introducirlo en nuestro sistema educativo.

stone-wall-1335974_1920

 ¿Qué es mindfulness?

Mindfulness es el arte de estar conscientemente presentes y atentos en cada momento. Desde por la mañana al despertar, hasta la noche al irnos a la cama a descansar. Parece fácil pero no lo es. Esta disciplina nos enseña a ser conscientes de nuestro nivel de atención durante el día para regularlo. Nos entrena para captar nuestras fugas y distracciones y reconducir nuestra atención al lugar apropiado y la intensidad necesaria.

También aprendemos a dirigir nuestra atención hacia nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro corazón emocional para detectar sensaciones, pensamientos y emociones y ampliar así nuestra conciencia de la realidad y nuestra comprensión de lo que está sucediendo. Es por ello una herramienta poderosa para desarrollar nuestra inteligencia emocional y, por consiguiente, social.

children-477684_1280

¿Cómo funciona?

Se trata de un entrenamiento de la atención y la actitud con la que vivimos cada día y en cada momento. Un aspecto importante es la práctica de meditación. Con esta disciplina vamos aprendiendo a calmar nuestro cuerpo y nuestra mente fijando nuestra atención en la respiración. Aprendemos así a estar presentes ante la realidad sin hacer nada con ella. Vamos conociendo poco a poco el funcionamiento de nuestra mente y fortalecemos el “músculo de la atención” ejercitándolo en nuestra práctica diaria.

Después vamos llevando las habilidades de esta práctica meditativa a nuestro día a día. Aprendemos a saborear la comida y a disfrutar de los pequeños placeres cotidianos. Intentamos estar presentes en lo que hacemos en cada momento desde que nos levantamos por la mañana y hasta que nos dormimos al final del día. También aprendemos a detectar nuestras distracciones ante las tareas cotidianas y volver a la tarea sin demora. Buscamos estar bien presentes en lo que hacemos.

Camino Verde

Existe una leyenda que escuché cuando realizaba mi curso de profesor de yoga y que ejemplifica “el arte de estar presentes”.

 Dos discípulos y amigos caminan por un sendero y uno de ellos le está contando al otro las habilidades de su maestro.

  • Mi maestro – le explica a su amigo – nos puso un lienzo en blanco a una distancia de diez pasos y con su penetrante mirada fue capaz de realizar un dibujo sin tocarlo siquiera y delante de nuestros ojos.

Y así siguió contando maravillas de su querido maestro. Cuando este hubo terminado, el discípulo que había estado escuchando atentamente, intervino diciendo:

  • Pues mi maestro hace algo aún más difícil. Soy testigo de que es capaz de caminar sin hacer ninguna otra cosa al mismo tiempo. – ¿Y eso es todo? – preguntó asombrado el que había hablado primero. – Sí eso es todo. ¿Te parece poco? – añadió a continuación.

No hubo más palabras. Ambos chicos caminaron en silencio de regreso al Ashram.

 child-776427_1280

¿Por qué nos interesa introducirlo en nuestro sistema educativo?

Hoy, noviembre del 2017, existe un nivel de fracaso escolar y abandono del sistema educativo español, entre nuestros jóvenes de 15 años, de un 20% de la población. Uno de cada cinco jóvenes, abandona la escuela en esta edad. Existen diferencias notables entre el sistema público y el privado. El bajo rendimiento y la des-motivación de los alumnos es directamente proporcional al nivel socio-económico de sus familias. A menor nivel socio-económico, peor rendimiento del alumno.  Los profesores sufren esta situación en primera fila y muchos también se queman y abandonan su oficio.

Como dice Jon Kabat-Zinn en su prólogo al libro “Educación mindfulness” escrito por Daniel Rechtschaffen, “Sigue predominando la cultura de enseñar para el examen. Se atiende a la información y a los datos para aportar a los alumnos un conocimiento amplio y preciso del mundo al que pertenecen. Este método quizá sea eficaz para una minoría de estudiantes, pero a costa de dejar atrás a una mayoría cada vez más estresada, alienada, aburrida al máximo e incluso cerrada para siempre a la intención y de aprender.

En el ambiente actual se pasa por alto o se desprecia lo interno, la vida interior del alumno que debe desarrollarse y aprender, y se ignora que es posible y necesario reconocerlo, atenderlo, nutrirlo y desarrollarlo (…) para que cada niño aprenda a estar a gusto siendo quien es, a calmar su mente y su cuerpo, a cultivar la autoconciencia, la Inteligencia emocional, la confianza y la resiliencia (…).

El mindfulness es una buena base para desarrollar las habilidades sociales y emocionales que permitirán al niño y al joven ir conociendo y habitando su mundo interior e ir relacionándose con todas las personas con eficacia y confianza crecientes.

Si atendemos la vida interior de nuestros niños y jóvenes y conciliamos su aprendizaje de conocimientos con otros aprendizajes y habilidades de su mundo interno, tendremos hoy unos alumnos más felices y motivados para realizar el esfuerzo continuo que les exigimos y, el día de mañana, unos adultos más evolucionados y más capaces de crear una sociedad abierta y acogedora.

Una buena manera de introducirte tú e introducir a tu familia en esta valiosa disciplina, que auguro estará presente en los programas educativos de los países más desarrollados en los próximos cinco años, es leyendo despacito el libro titulado “Tranquilos y atentos cono una rana” escrito por Eline Snel y publicado por la editorial Kairós.