Trastorno Depresivo Compulsivo

Descripción

En este trastorno la persona sufre obsesiones y compulsiones que le impiden funcionar limitando progresivamente sus áreas de actividad. Las obsesiones son ideas, pensamientos, imágenes o impulsos casi constantes que se experimentan como intrusos, sin sentido, que no pueden dejar de analizar ni controlar. La persona intenta por todos los medios anular dichos pensamientos, imágenes, ideas o impulsos y cuanto más se resiste, más acuden a su mente. A veces tratan de neutralizarlos con otros pensamientos, imágenes, impulsos, ideas o conductas. Estas conductas mentales o motoras que tratan de disipar las obsesiones es lo que llamamos compulsiones.

Síntomas

Los elementos que podemos encontrar en un trastorno obsesivo-compulsivo son los siguientes:

  • Ansiedad o tensión que se manifiesta como incomodidad generalizada o culpabilidad constante.
  • Estímulos concretos, externos o internos, que provocan la aparición de la obsesión.
  • Obsesiones en forma de pensamientos, imágenes, impulsos o dudas de contenido catastrófico o inaceptable para la persona.
  • Urgencia compulsiva o impulso que conduce a la persona a actuar para anular la obsesión.
  • Interrupciones que se producen durante la ejecución de las conductas compulsivas y que les impelen a repetir su ritual desde el principio.
  • Reducción temporal de la ansiedad tras las compulsiones.
  • Evitación de objetos o situaciones que puedan disparar su obsesión.
  • Búsqueda de confirmación, ante las “obsesiones de duda”, de que su temor obsesivo no es real. Para reducir su miedo piden a familiares y amigos que les confirmen o comprueben. Ejemplo: ¿Te he hecho daño?; ¿Habré matado o dañado a alguien?

La sintomatología asociada a este trastorno es la ansiedad y la depresión. Cuando la depresión se instala en la persona el trastorno tiende a empeorar y pueden rechazar el tratamiento por lo que hay que atender primero la depresión.

Tratamiento

Como en otros programas de tratamiento, este comienza por la explicación del trastorno y las conductas o variables que lo mantienen. El paciente debe saber con exactitud qué está provocando su problema y qué debe hacer para erradicarlo. Explicaremos en qué consisten las técnicas y porqué las empleamos. La técnica principal que emplearemos será la exposición prolongada a los estímulos fóbicos en el caso de que solo sean obsesiones. Si también presenta conductas compulsivas, se añadirá la prevención de respuesta. A continuación desarrollo el esquema de tratamiento con las principales técnicas empleadas:

  • Información del trastorno y objetivos.
  • Exposición a estímulos temidos con prevención de respuesta.*
  • Entrenamiento en técnicas de relajación.
  • Reestructuración de errores de pensamiento que se hallan en la base del trastorno.
  • Técnicas de reeducación de la atención: meditación, respiración intencional, distracción cognitiva, parada de pensamiento, etc.
  • Programación de actividades especiales durante el día.

Nota: las personas que sufren este trastorno tienen pocas expectativas de éxito y no creen demasiado en la terapia porque con frecuencia vienen de otros tratamientos farmacológicos y al dejarlos vuelve el trastorno en toda su intensidad. Debemos explicar que si no se trabaja en la línea adecuada y con persistencia el avance es muy difícil. El tratamiento debe contemplar hasta la última obsesión y practicar y practicar hasta que no quede ninguna.

Contactame

¿Sufres un Trastorno Obsesivo-Compulsivo?

No dudes en contactarme para tratar el problema
Contactame

Temas Relacionados: