Déficit de Atención

Descripción

Es una cantidad excesiva de actividad motora o verbal en relación con lo esperable para la edad y situación concreta en la que se encuentra el niño. Esta actividad no suele tener una finalidad concreta y tiende a aparecer en los momentos más inoportunos o justo cuando la situación requiere más control motor. Es una pauta persistente, duradera y continuada a lo largo de la historia del niño. Ya desde muy pequeños, de bebés, presentan este patrón de actividad que es excesivo e inadecuado a las situaciones repercutiendo en las relaciones con los demás y en la adquisición de muchos aprendizajes.

Parece que este exceso de actividad es una consecuencia directa de su baja capacidad para ejercer un control inhibitorio.

Síntomas

  • Niños muy activos y en constante movimiento. Movimiento de manos y pies, balanceo del cuerpo, incapaces de estarse sentados y quietos.
  • Su movimiento no parece tener una meta, deambulan y merodean tocándolo todo. Mordisquean, chupan y muerden las cosas.
  • Hablan todo el tiempo, canturrean, silban y hacen ruiditos con la boca.
  • Tienen menos necesidad de descansar y dormir.
  • Son torpes, se les caen los objetos, son poco cuidadosos, ruidosos y tienen accidentes con más frecuencia.
  • En clase molestan y enlentecen el ritmo provocando el disgusto de sus compañeros.
  • Aprenden más despacio que sus pares.

Tratamiento

Favoreceremos momentos de actividad adecuada

Intentaremos que su movimiento sea adaptativo haciendo pequeñas tareas que faciliten la eliminación de energía y tensión acumuladas por haber estado quieto. Para ello le adjudicaremos pequeñas responsabilidades en casa como poner y recoger la mesa, y ayudar en algunas tareas domésticas. En el colegio, en clase, el profesor le pedirá acudir a hacer fotocopias, borrar la pizarra, repartir hojas o apuntar actividades.

 

Controlaremos los estímulos

En clase y en casa, cuando realice sus tareas escolares, tendremos en cuenta lo siguiente:

  • Le mandaremos menor cantidad de tarea y que requiera menor esfuerzo mental sostenido, programando periodos de descanso donde se pueda mover. Conforme vaya consiguiéndole iremos aumentando progresivamente el número de tareas y su nivel de dificultad.
  • Programaremos la realización de tareas que requieran esfuerzo mental después de periodos de movimiento motor intenso como recreos, deporte o clase de gimnasia.
  • Convertiremos el tiempo en algo real y tangible empleando relojes, cronómetros, relojes de arena, etc.
  • Permitiremos el murmullo y el movimiento.

Manejaremos adecuadamente las contingencias

  • Estinguiremos los movimientos más incontrolados e inconsistentes no atendiéndolos y controlaremos que otros observadores no los refuercen con su atención.
  • Reforzaremos conductas como estar sentado, en silencio, escuchando escogiendo cada día una conducta concreta.
Contactame

¿Tu hijo tiene problemas de hiperactividad?

No dudes en contactarme para tratar problemas de hiperactividad de tu hijo
Contactame

Temas Relacionados: