Problemas de Integración Social

Descripción

La mala integración conduce  a la soledad del niño. Esta situación puede deberse a varias circunstancias entre las que destacamos las siguientes:

  • Niño tímido y con escasas habilidades sociales por falta de la necesaria experiencia para aprenderlas.
  • Niño que atraviesa una mala etapa y presenta dificultades emocionales que le conducen a la tristeza, la irritabilidad y el aislamiento.
  • Niño hiperactivo y torpe socialmente que resulta pesado y cansino a sus compañeros.
  • Niño agresivo y poco respetuoso con las normas y con los demás que genera miedo y rechazo.
  • Niño de aspecto diferente a los demás y poco asertivo que por su singularidad es objeto de burlas y malos tratos por parte de los niños menos respetuosos.
  • Grupo de niños con predominio de uno o varios líderes agresivos en el que se crea un clima de presión, persecución y acoso a los más débiles o también a niños populares que son vistos como rivales por aquellos.

Manifestaciones

El niño mal integrado está aislado y es objeto del rechazo más o menos explícito de algunos compañeros y de la ignorancia o pasividad de otros. Según su personalidad acusará esta situación hacia fuera en forma de ansiedad e inquietud, mostrándose irritable, malhumorado e incluso agresivo con quienes son más débiles que él o ella; o hacia dentro, sintiéndose triste y desganado y aislándose él mismo de sus compañeros y familiares. Esta situación repercutirá en su rendimiento escolar y su actividad diaria pudiendo mostrar miedos o resistencia a acudir al colegio o a salir con sus amigos. La soledad es la consecuencia de esta problemática.

Tratamiento

Al principio uso el juego y mi persona para acercarme poco a poco al niño y empezar a conocerle. El arte y la creación de dibujos, escritos, esculturas y escenarios permitirán al pequeño ir reconciliándose consigo mismo y experimentando vivencias de placer, de éxito y de alegría. El temor al otro y a resultar herido/a estarán presentes por lo que me aproximo al niño despacio y respetuosamente.

Poco a poco el pequeño/a irá manifestando su problema emocional y social a su manera mediante el juego y la creatividad. Sus sentimientos y vivencias recientes y más significativas irán apareciendo y con ellas la oportunidad de escucharle, comprenderle y ayudarle a colocar esas vivencias para aceptarlas y aprender nuevas formas de actuar en adelante.

Me voy acercando al mundo emocional y al pensamiento del niño y voy guiándole hacia la gestión eficaz de emociones y sentimientos desarrollando un estilo de pensamiento positivo. Su autoestima, dañada, es poco a poco recuperada mediante pequeñas experiencias de logro y disfrute dentro y fuera de la consulta.

Conforme el niño se fortalece y gana autonomía yo comienzo a espaciar las sesiones hasta llegar a ser prescindible y despedirnos sabiendo ambos que podremos reencontrarnos cuando así lo deseemos.

Contáctame

¿Tu hijo tiene un problema de mala integración social?

No dudes en contactarme para tratar el problema
Contáctame

Temas Relacionados: