Transtorno por Déficit de Atención

Descripción

Es una alteración del desarrollo de la atención, la impulsividad y la conducta gobernada por reglas (obediencia, autocontrol y resolución de problemas), que se inicia en los primeros años del desarrollo, es significativamente crónica y permanente en su naturaleza y no se puede atribuir al retraso mental, sordera, ceguera o algún otro déficit neurológico mayor o a otras alteraciones emocionales más severas como por ejemplo la psicosis y el autismo (Barkley, 1982).

Es un trastorno que se manifiesta en la conducta del niño cuyo origen es una afectación neurológica. Se trata de un mal funcionamiento de una parte del cerebro, el lóbulo frontal, que regula las funciones ejecutivas. Estas son cuatro:

  • El ojo de la mente: nos permite planificar y aprender de la experiencia.
  • La voz de la mente: nos permite pensar antes de actuar y guiar nuestras acciones.
  • El corazón de la mente: nos permite reconocer nuestras emociones, esperar y ajustar la reacción ante las circunstancias.
  • El terreno de juego de la mente: nos permite analizar y manejar la información.

Evolución Cronológica

De bebés su temperamento es difícil y presentan problemas en su crianza con la alimentación y el sueño. Excesivamente activos y con una pobre coordinación motriz son propensos a los accidentes. Reaccionan desproporcionadamente a los estímulos ambientales y presentan dificultades en el desarrollo del lenguaje.

De niños son muy inquietos, desobedientes y les cuesta adquirir hábitos. No participan en actividades de grupo y su interacción con la madre es negativa.

En la etapa escolar presentan problemas de atención dificultades de rendimiento y les cuesta respetar las normas. Son menos activos e inquietos, su integración social es pobre pues su conducta y dificultades molestan a sus compañeros y amigos generando rechazo. Por todo esto sufren y se frustran acusando una baja autoestima.

En la adolescencia las manifestaciones son similares, quizás más atenuadas, y en la etapa adulta persisten las dificultades principalmente la concentración y la impulsividad. Se organizan mal y controlan mal el tiempo repercutiendo esto en la realización de sus tareas para la que precisan de mucha supervisión. Su evolución académica y educativa es más lenta que la de sus pares.

Manifestaciones

Las principales manifestaciones del trastorno TDA son: Hiperactividad, Déficit de atención, Impulsividad, Dificultades de autocontrol, Estilo cognitivo característico (niños asistemáticos, que no planifican sus actividades, poco estructurados), Dificultades para diferir las recompensas; inhabilidad motora; Relaciones sociales problemáticas, Dificultades de aprendizaje y déficit de autoestima.

Algunas diferencias con sus compañeros son:

  • Los niños hiperactivos cuando llegan a la edad en la que ya se tiene un determinado autocontrol, ellos no lo han adquirido.
  • No adecuan su comportamiento a las situaciones: hablan igual a su padre que a un policía.
  • Ante los problemas presentan varias dificultades:
    • Solo generan una alternativa haciendo lo primero que se les ocurre.
    • Normalmente es inadecuada.
    • Si les pedimos reflexionar sobre otras alternativas estas son siempre variaciones sobre la primera que se les ocurrió.
    • No aprenden de sus errores.

Tratamiento

El tratamiento, los síntomas y la descripción de cada una de estas manifestaciones están desarrollados en apartados independientes. El tratamiento de este trastorno es multidisciplinar y deben intervenir en él un neurólogo que es quien diagnostica la existencia del trastorno y su tipología; un psicopedagogo y un psicólogo infanto-juvenil que atenderá a los padres y al niño y coordinará su trabajo con el centro educativo y el tutor del menor.

En el tratamiento el psicólogo trabajará con el niño y con sus padres en paralelo instruyendo a estos en el conocimiento de su hijo y en el modo de tratar sus dificultades específicas. Con el niño establecerá un orden de prioridades atendiendo primero a las dificultades que más limiten su normal funcionamiento. El respeto de las normas, la obediencia, las habilidades sociales y las dificultades de aprendizaje serán prioritarias para cubrir sus necesidades sociales, de desarrollo académico, y de maduración y autonomía.

Contáctame

¿Tu hijo tiene un Transtorno por Déficit de Atención?

No dudes en contactarme para tratar el problema
Contáctame

Temas Relacionados:

Bajo Rendimiento Escolar